El saludo es una tradición del Judo muy importante de conservar. Es una señal de respeto hacia el compañero o el adversario; es igualmente, una señal de estima hacia quien practica la misma disciplina y con el que uno debe trabajar. En competición, el deseo de vencer no debe excluir la cortesía y la corrección. El saludo mal hecho, apenas esbozado, indica a menudo negligencia y presunción. 
Hay dos formas de saludar: judo_img_9_thumb

RITSU REI (saludo en pie)
En posición de firmes (CHOKURITSU), talones juntos, brazos pegados al cuerpo, mirando al frente, inclinar el tronco hacia adelante hasta formar un ángulo de 30º aproximadamente, las manos pasarán a la parte delantera de los muslos y resbalarán hasta la parte superior de las rodillas.
Después de una breve pausa, volver a la posición de firmes.

ZAREI (saludo de rodillas)

Partiendo de la posición de firmes, deslizar el pie izquierdo hacia atrás sin levantar los dedos del suelo y flexionando la pierna derecha, colocar la rodilla izquierda en el suelo a la altura del pie derecho. Desplazar a continuación el pie derecho hacia atrás y colocar la rodilla derecha a la altura de la rodilla izquierda y a continuación estirar los dedos hacia atrás y sentarse en los talones. 

    judo_img_10_thumb
Las manos se  colocan de plano sobre los muslos a la altura de las ingles con los dedos juntos, girados un poco hacia el interior. 
El cuerpo y la cabeza deben estar erguidos y la mirada al frente. 
La separación de las rodillas corresponde a la anchura de dos puños colocados uno junto al otro por la parte interior de las rodillas. En ese momento el cuerpo se encuentra en la posición SEIZA. 
Para saludar, colocar las palmas de las manos sobre el Tatami a unos 10 cm. delante de las rodillas y con los dedos ligeramente girados  hacia adentro; flexionando los brazos inclinar el cuerpo unos 30º aproximadamente sin levantar las caderas y sin tocar en el tatami con la cabeza.

judo_img_11_thumb

Después de una ligera pausa, levantarse invirtiendo el proceso de los movimientos; es decir, incorporar el cuerpo elevando la rodilla derecha y a continuación la izquierda conservando la posición de firmes.