En judo los agarres pueden ser infinitos. Podemos agarrar según la posición del oponente, la nuestra, la llave a realizar, etc.

El KUMIKATA fundamental es el aconsejado para el progreso técnico y empleado generalmente en Kata. 

Con una mano se coge el Judogui del adversario por la manga a la altura del codo. Con la otra, la solapa a la altura del hombro. La altura del agarre dependerá de la talla de los practicantes y del movimiento a ejecutar. 

    clip_image002
La presa de la mano que engancha la manga a la altura del codo, permite un esfuerzo de tracción lateral, hacia adelante y hacia atrás. Este esfuerzo de tracción es más eficaz que el realizado con ayuda de la solapa para el que dirige la técnica. 
clip_image002[4]Esta posición de agarre fundamental presenta la ventaja de permitir casi todos los movimientos de ataque, eliminando al máximo los accidentes. En efecto, el control del brazo impide al adversario extenderlo hacia el suelo para evitar la caída, lo que supondría un riesgo de lesionar la articulación del codo, de la muñeca o del hombro, consejos importantes a dar a los principiantes. 
La mano que sujeta la solapa del judogui, efectúa una acción de elevación del cuerpo de UKE. También sirve para realizar gestos de tracción o empuje en coordinación con la otra mano, con el fin de provocar los desequilibrios y contactar los cuerpos.