Durante el uso diario de nuestros ordenadores vamos creando y almacenando archivos temporales sin saberlo. Se acumulando en la memoria de nuestros equipos y van reduciendo su capacidad de almacenamiento y de funcionamiento
En equipos nuevos esta acumulación de archivos “basura” puede no tener mucha trascendencia, bien porque no ha transcurrido el tiempo suficiente para que tenga un volumen importante, bien porque cuentan con un espacio y especificaciones tan elevadas que no le afectan, al menos de momento.
Pero la mayoría de ordenadores, conforme avanza el tiempo, ven reducido su rendimiento y su espacio disponible, por lo que nos conviene “hacer limpieza” periódicamente.
En versiones anteriores de Windows debíamos buscar manualmente las carpetas donde se almacena este tipo de información –temp– y borrar los archivos manualmente. También podíamos utilizar programas especializados en optimizar el funcionamiento de Windows que, entre otras funciones, nos borran estos archivos temporales.
Pero en Windows 10 tenemos esa función disponible entre los menús de configuración. Podemos acceder a ella y utilizarla siempre que queramos y mantener así nuestro ordenador en un mejor estado de salud.


Borra los archivos temporales en Windows 10
1.- Botón inicio, apartado Configuración.
clip_image001
2.- Entrar en el apartado principal Sistema, pantalla, notificaciones, aplicaciones.
clip_image002
3.- Entrar ahora en el apartado Almacenamiento
clip_image003
4.- Aparecerán ahora tantos discos duros detectados o particiones tenga el disco. Podemos seleccionar cualquiera de ellos, pero el que mayor número de archivos temporales tendrá será el que tenga instalado el sistema operativo Windows, normalmente el Disco C.
clip_image004
5.- Si pulsamos sobre el disco de Windows, tras unos instantes en los que calcula los datos, nos aparecerán varios apartados como Imágenes, Música, etc. y por la parte inferior veremos ‘Archivos temporales’.
clip_image005
6.- Podemos entrar en ‘Archivos temporales’ y nos mostrará varios apartados que podremos seleccionar para luego eliminarlos.
clip_image006
En este ejemplo vemos que el volumen de archivos temporales es bastante elevado, alcanzando los 17,2 Gb, un buen porcentaje del total disponible del disco duro del equipo.
El elemento propiamente dicho ‘Archivos temporales’ podemos eliminarlo sin temor a perder nada vital. Según las aplicaciones y programas que hayamos utilizado su valor puede oscilar desde unos pocos Mb a varios Gb.
Del resto de elementos, debemos seleccionar los que sepamos seguro que no nos importa perder. Por ejemplo, debemos decidir si queremos o no eliminar permanentemente los archivos de nuestra papelera.
La carpeta de descargas suele contener archivos que después hemos utilizado para la instalación de algo o que hemos guardado en otro sitio. Pero antes de eliminar su contenido, será mejor echar un vistazo por si contiene algo de valor que no queremos perder.
Si nuestro Windows 10 se ha instalado sobre una versión anterior de Windows y estamos convencidos de que ya no regresaremos a ella, podemos asimismo borrar todos esos archivos que nos permitirían volver a esa versión.