SOLO NECESITARÁS UN DISCO DURO O UN PEN DRIVE PARA GUARDAR TODO LO QUE DESEES

Uno de los grandes problemas cuando cambiamos de proveedor de Internet e incluso de tecnología (ADSL, Fibra, HFC…) es almacenar los routers que nos ofrece cada una de las compañías. Llega un momento en el que no sabemos qué hacer con ellos y, aunque muchos no lo sepan, pueden ser de una gran utilidad si les damos una segunda vida.

Se puede utilizar para crear tu propio servidor multimedia donde subir películas y series para poder verlos en cualquier dispositivo del hogar. Además, se puede utilizar como centro neurálgico de la red en el que subir todo tipo de documentos y archivos que serán accesibles desde cualquier ordenador o teléfono. Lo único que se necesita es que el router cuenta con una entrada USB apta.

Tal y como comentamos en el artículo en cuestión, se debe acceder a la configuración del router secundario una vez está enchufado a la corriente eléctrica, buscando la configuración del servicio DHCP para deshabilitarla y guardar posteriormente los cambios en la configuración. Una vez así, se conecta el cable Ethernet al router principal y al viejo router, lo que nos permite navegar desde otro punto de la casa. Este mismo router es el que utilizaremos para conectar el disco duro o en pen drive, que ahora nos disponemos a configurar.

Una vez configurado el router, conectaremos a éste el dispositivo de almacenamiento y nuestro ordenador, conectando éste a la red que hemos creado con el antiguo router. Seguidamente escribiremos cmd en la ventana Ejecutar de Windows (pulsando las teclas Windows + R) y, en la ventana de línea de comandos, ipconfig, buscando donde ponga Puerta de enlace predeterminada, que normalmente será 192.168.1.1 o 192.168.1.2. Una vez buscada esta dirección, volveremos a la ventana Ejecutar y escribiremos \\(direccion puerta de enlace), lo que abrirá una ventana donde aparecerán carpetas llamadas usb_0_0, usb1_0 y sucesivos. En este momento averiguaremos cuál es el disco duro al que nos queremos conectarte y apuntaremos el nombre.

Posteriormente, pulsaremos Windows + E y seleccionaremos la opción Agregar una ubicación de red. Tras pulsar dos veces en Siguiente, introduciremos el siguiente texto: \\(direccion puerta de enlace)\(nombre del disco duro), siendo este segundo elemento usb0_0 o el nombre que corresponda. Una vez aceptado, aparecerá una nueva ubicación de red en el ordenador que será el servidor multimedia que acabamos de crear.