Paso 1: Escoge tu fuente

El rayo tiene que venir de algún sitio. He puesto aquí un círculo para el tutorial; pero imagínate que es la boca de un cañón o la mano de alguien...

clip_image001

Paso 2: Haz la base del rayo

Crea una nueva capa. Usa el lazo poligonal y dale un buen tronco al rayo en perspectiva, como ves aquí. Asegúrate de hacerlo en su propia capa. Llénalo con algún buen color de rayo... quedan bien azules, morados, verdes y rojos claros. Asegúrate de que es un color brillante alto en saturación.

clip_image002

Paso 3: Entrando en contacto con tu rayo interior

Ahora crea otra capa en blanco sobre el rayo exterior; pulsa Ctrl y pincha en su capa para cargarlo como selección. Contrae la selección unos pocos píxeles y llena esta selección con blanco en su propia capa. Deberías tener algo como lo que ves aquí.

clip_image003

Paso 4: Desenfocado

Aplica un desenfoque gaussiano a las dos capas. Juega con las opciones. Yo usé un desenfoque de 2,5 píxeles... tú podrías necesitar más o menos según el tamaño de tu imagen.

Esta técnica también sirve para hacer un buen sable láser.

clip_image004

Paso 5: snap, crackle, pop

En una nueva capa en blanco, coge el pincel, ponlo a 1 píxel, opacidad 100% y modo normal, y traza algunos relámpagos a lo largo del rayo.

clip_image005

Paso 5: Resplandor

Si tienes Photoshop 5 o superior, puedes aplicar el efecto de capa "Luz exterior" a la capa de los relámpagos. Usa el cuentagotas para seleccionar el color del brillo del propio haz de luz.

Si yo fuese a usar esto en una imagen, probablemente enfocaría un poco el principio del rayo y añadiría un destello o algún otro brillo al origen.

clip_image006