Se puede decir que las caídas son uno de los pilares en el aprendizaje del Judo. No es posible ningún progreso real si no se llega a dominar las caídas, a coordinar y automatizar los movimientos que permiten efectuar sin choque ni dolor las caídas más variadas.

El perfeccionamiento de las caídas libera al practicante de un complejo por el que tiende a una rigidez, impidiéndole toda posibilidad de atacar con flexibilidad, rapidez y continuidad.

Existen varias clases de caídas:

USHIRO UKEMI (Hacia atrás).

image

YOKO UKEMI (De costado)

image

MAE UKEMI (De frente).

image

MAE MAWARI UKEMI. (Rodando hacia adelante)

image

El estudio de las caídas debe ser racional; el alumno aprende a ejecutar él solo primero, descomponiendo las diferentes acciones muy lentamente al principio y después rápidamente.

Es preciso mejorar constantemente las caídas, no solo cuando se practican individualmente, sino cuando se practican al ser proyectado por un compañero. Es una forma de entrenamiento que debe practicarse a diario.