Es la continuación del TSUKURI hasta concluir la técnica.

Para obtener un buen KAKE es muy importante buscar la unidad en la acción del cuerpo y del espíritu.

El TSUKURI y el KAKE deben estar encadenados para formar una sola y única acción junto con el KUZUSHI.