Por la práctica de la competición, el Judoca fortifica su espíritu, aumenta su control y comprueba los resultados de los conocimientos adquiridos con su máxima eficacia. El Judoca no debe olvidar que la competición debe ser un medio de mejorar su Judo y no un fin.

image